En llamas

Hoy en Galicia sigue ardiendo el monte. No arde uno, ni siquiera arden dos. Es más, después de que la ceniza cubra las comarcas del Salnés, el Morrazo, el Barbanza y el Condado, hay más de 160 frentes abiertos, de los cuales menos de la mitad están cubiertos. La tragedia de las cifras es sólo comparable con la miseria del paisaje, de esas columnas que surgen del horizonte hacia el infinito y ocultan el cielo bajo un manto de tristeza y, lo más preocupante, pobreza. Casi cuatro años después del "Prestige", Galicia ya no sangra en sus costas, sino en el interior. Es la condena definitiva a una tierra que ni mucho menos merece esto, pero al que unos políticos ineptos e innecesarios están empujando a seguir en el furgón de cola. A ver si ahora nos venden que con el nuevo Estatuto esto no habría pasado. Todavía me queda por escuchar eso, y como encima habrá quien se lo crea y lo jalee. Lo más revelador de estos días de constantes incendios han sido los sonoros abucheos y silbidos con que la sociedad civil gallega ha recibido al presidente del Gobierno, un Zapatero cuyas sonrisas ya no engatusan como al principio de la legislatura. Los españoles ya le vamos calando, y nos queda algo hueca la mueca cuando detrás no hay nada salvo la búsqueda de la foto. Y hablando de fotos, ninguna más ridícula que la del líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, portando una manguerita en Meis (Pontevedra), haciendo como quien apaga un incendio surgido repentinamente, pero que más bien parecía un pijo del barrio de Salamanca regando los geranios de su casa. Para más inri, Mariano Rajoy en segundo plano señalando por donde salía el humo. Bufonada indecente. Si a veces da vergüenza nuestro gobierno y su izquierda, creo que tenemos una derecha a su medida. Pero claro, este país tiene otras preocupaciones. Porque cuando dan en la tele (y lo anuncian con total entusiasmo) un "cara a cara" entre Marujita Díaz (pensionista de la ¿copla?) y Mila Ximenez (profesión desconocida), y consiga un tercio de la audiencia de la noche del sábado, es que Galicia puede seguir ardiendo, se pueden hundir siete petroleros y en Inglaterra pueden detener a nueve comandos terroristas más, que aquí andaremos con nuestras cosas. Manda carallo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s