El memo de la COPE

No sé si en alguna ocasión lo he comentado, pero yo trabajo en el ABC. Hoy es de esos días en que te congratulas de pertenecer a un medio serio, riguroso, centenario y con la suficiente identidad como para hacer frente a memos como Federico Jiménez Losantos. No negaré que le he escuchado habitualmente, y que podrías estar más o menos de acuerdo con sus bravatas incendiarias matinales en la COPE, la cadena de los obispos, pero tenía algo de gracia. Pero hoy se ha sobrado.
 
En lo que ya era una campaña iniciada contra el ABC porque a su juicio no es todo lo facha que debiera, pasó de insultar al director, José Antonio Zarzalejos, a directamente llamarnos "el diario vasco" (como si eso pudiera ser una ofensa dada la supuesta "españolidad" del medio) o tacharnos de "polanquistas". El colmo, vaya. Eso por no relacionar los mensajes de Losantos con los gritos de "comunista" que una redactora del periódico recibió de los individuos de Falange durante una reciente concentración frente a la Audiencia Nacional.
 
Mientras que El Mundo ha sucumbido a la deriva sensacionalista-derechista que la COPE ha tomado, ABC ha permanecido, desde mi punto de vista, en una dignísima posición en el centro-derecha del panorama ideológico. Si otra derecha es posible en este país, postura que defiendo, ABC es su periódico. Pero como este descerebrado vociferante cree que la derecha está mejor representada en la caverna de Acebes y Zaplana, pues nos ha arreado.
 
Lo de hoy ha sido la gota que colma el vaso. No le ha bastado increpar al director, al que odia visceralmente desde que le expulsó de la Casa, sino que ha dado un paso más y ha comenzado a denostar e injuriar el trabajo de los redactores del periódico, entre los que me incluyo desde la Delegación de Galicia. Así, gratuitamente, sin sonrojarse ni palidecer de vergüenza. Es más, ha animado a los suscriptores de ABC a darse de baja, llegando a facilitar un teléfono para tal fin. Le ha faltado dar el de El Mundo para que se cambien de acera. El que calla cómplicemente es Pedro J. Ramírez, que parece haber perdido de un plumazo su dignidad y profesionalidad, esa de la que alardea en "59 segundos". Otro personaje de cuidado.
 
Creo que ya ha traspasado todos los umbrales de la decencia habidos y por haber. Creo que ha llegado el momento de que desde la propia derecha se silencie a este talibán y se le interne en un frenopático, donde igual puede engañar a locos como él. Creo que si bien los medios de comunicación son y deben ser libres, el tiempo del insulto ha llegado a su fin. Y creo que debe ser ABC, con su reputado director al frente, quien dé el golpe encima de la mesa para que acabe la miserable campaña de este individuo. Así no, Federico, así no.

One comment

  1.  sin insultos no se capta tanto la atención tristemente…
    así que…. cuando tu bajas pal´sur … yo me voy pal´norte…a la  excelentísima tierra de Revilla…
    bueno, mañana voy a graná, ya te contaré mi experiencia ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s