Botellón en la Sorbona

Los franceses son muy poco originales. Imagino que habrán puesto el canal internacional de TVE y se habrán enterado de que en España la juventud montaba un macrobotellón concertado para tal día como ayer, y ahí que ellos, en un alarde de ingenio, vayan y nos copien. Pero además, a lo grande, encerrándose en la Universidad de la Sorbona, quemando mobiliario, dándose de tortas con los señores del uniforme gris y retando directamente al mismísimo primer ministro de la cosa, el señor De Villepin. Creo que debe ser la globalización. Lo próximo será que los británicos monten uno similar en Hyde Park y colapsen el centro de Londres, o que los italianos les de por arrejuntarse todos a una Fuenteovejuna en el Coliseo, que total, para lo poco que se usa…
 
Pero según leo, aparte de montar alboroto y salir en la tele, en Francia la juventud de institutos y universidades ha salido para denunciar una ley de empleo juvenil que liberaliza el despido para los más mozos, borrando de un plumazo cualquier derecho social o cobertura legal, lo que impide, entre otras cosas, que te concedan una hipoteca en un banco (nadie se arriesga a darte un préstamo cuando tienes un contrato que puede quedar en agua de borrajas de un día para otro y sin necesidad de justificación). Es lo que tienen los franceses, que aprovechan que salen a la calle para pedir. Debe ser un practicismo social muy rentable.
 
Aquí somos de otro pelaje distinto. Nos la fuma la ley de empleo, nos la fuma la LOE (menos si la ley es de los fachas del PP, tan malos y malvados ellos), nos la fuma que el futuro laboral de las generaciones venideras sea una mierda, nos la fuma que encontrar una casa sea imposible y el gobierno tan sólo te regale unas zapatillas, nos la fuman sueldos basura de 600 euros, porque lo importante es hacer botellón, agarrarte una moña como una catedral gótica y acabar dando tumbos por la calle, que para eso está. ¿Reivindicar? Eso es de pobres. Que pidan los franceses que nosotros nos tomamos una copita (o seis) a su salud. ¿No?
 
Juventud, ¿divino tesoro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s