Transamerica

Debemos andar en el año cinematográfico de la moral sexual. Después de la tórrida relación de Ennis y Jack en "Brokeback Mountain" (el bluff más sonoro en lo que va de año) llega Bree Ozborne, antaño Stanley, esto es, "Transamerica". Cuenta la historia de un transexual que en vísperas de la operación "definitiva" para ser mujer (sí, esa que todos imaginais), descubre que tiene un hijo, y que anda más perdido por la vida que un chino en un desierto. Y allí que se lanza a recuperar algo del tiempo perdido… y el valor necesario para desempeñar una faceta de padre para la que no está preparado.
 
"Transamerica" es una película menor, no lo discutiré. Pero irradia buenas sensaciones. No peca de ambición alguna, salvo la de intentar contarnos una historia curiosa, aunque pueda recordar levemente a "Priscilla, reina del desierto". Esto es menos de locazas y más de gentes que buscan su sitio en el mundo. Es una historia sencilla, narrada sin excesos ni acumulación de tópicos (esto va por Ang Lee), y donde brilla Felicity Huffman en el papel de Bree, merecidísimamente nominada al Oscar a la Mejor Actriz. Es cierto que se esconde bajo una prótesis para lograr un fondo de apariencia masculina, pero Huffman tiene una doble interpretación: debe ser un hombre y a su vez, ser una mujer. Maravilloso personaje, tierno y humano como pocos hemos visto por la pantalla recientemente, con un toque de fino humor ante las dificultades de la vida y que sólo busca un objetivo en su vida: estar contenta consigo misma por dentro… y por fuera.
 
Esta es una película de Duncan Tacker de ir a ver sin ninguna expectativa pero de salir del cine deseando que haya muchas historias así. A veces las series B tienen mucho que ofrecer, y este tipo de cine independiente ocupa ese lugar en el corazoncito de los cinéfilos que, la mayoría de las veces, las producciones hollywoodienses no alcanzan. Hay, como en el cine alternativo del "main stream", críticas implícitas a las diversas facetas de la sociedad americana, a sus topicazos y ruindades cotidianas, pero de esas hablamos siempre. Al final acabará pareciendo que las mujeres con más sensibilidad son las que nacieron con sobrepeso en la entrepierna y corregieron su "exceso" con el paso de los años (no sé yo si esto resultará ofensivo…).

One comment

  1. "Sobrepeso en la entrepierna" y "sensibilidad" son dos conceptos contradictorios. Y espero que nadie se ofenda ;)  :P
     
     
    PS: Incluiré esa teoría en el mismo apartado que la del esquizofrénico sexual… XDDDDD  
     
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s