Cinderella man

Me encantan las historias de boxeo. Son historias de perdedores, de gente a la que la suerte no es que le diera la espalda, sino que sencillamente se enemistó de por vida con ellos. Nunca ha habido boxeadores acomodados, niños de papá que se jugasen el tipo sobre un ring recibiendo puñetazos por bolsas de un puñado de centenares de dólares. Esto es un deporte de desesperados, de gente que se juega el tipo para sacar a sus familias de la miseria, para encontrar ellos mismos un objetivo en la vida tras sucesivos batacazos, para intentar ser alguien cuando no tienes otra cosa que tus puños. Ese es el secreto de este cine, de que nos identifiquemos con Paul Newman en "Marcado por el Odio", Robert de Niro en "Toro Salvaje" o Stallone en la primera e inmejorable entrega de "Rocky".
 
Pero también es un cine negro, de bajos fondos, donde las deudas empujan a los púgiles y retratan las figuras de los usureros o promotores, a veces confundidas. Los aspirantes sueñan con una camisa limpia y agua caliente, mientras los campeones cenan rodeados de bellezas de alquiler bistecs que darían de comer a una familia. Es también el cine de los buscavidas, de las apuestas perdidas, de los combates amañados y de los orgullos en venta por un puñado de billetes. Por aquí desfilaron Bogart en "Más dura será la caída", John Garfield en "Cuerpo y Alma" o Robert Ryan en "The Set-Up".
 
Más en la primera categoría que la segunda se mueve "Cinderella man", que no se ha colado entre las mejores películas del año pero que, a mi humilde entender, es bastante mejor que "Brokeback mountain", aunque no rebose sensibilidad ni trate temas de moda. Esta es la historia de James J. Braddock, un tipo que tras perderlo todo en la Gran Depresión del 29, volvió a la gloria a base de tesón y entrega, sufrimiento, lágrimas. No es la primera historia de este pelaje, ni será la última. Y tampoco es que Russell Crowe esté que rebose talento. Pero Ron Howard ha sabido contarla bien, y te llega. Quien está soberbio es Paul Giamatti como Joe Gould, el manager de Braddock, que va nominado como Mejor Actor Secundario y que me alegraría muchísimo que se lo llevara, y así de paso hacer justicia por una carrera con increibles papeles en "Entre copas" o "American Splendor". Grandísimo actor.
 
Tras verla y disfrutarla, por más que pueda parecer una crónica de un triunfo anunciado, uno se vuelve nostálgico y lamenta que el Madison Square Garden se limite a acoger a los Knicks. Ya no hay leyendas del cuadrilátero. Con la caída de Tyson, la jubilación de Holyfield y George Foreman vendiendo parrillas eléctricas (pese a que alcanzó la gloria tras tumbar a Michael Moorer con más de cuarenta tacos encima), el boxeo se ha convertido en un deporte para la añoranza, para hurgar en filmotecas y rescatar a Primo Carnera, Joe Louis, Joe Frazier, Cassius Clay o Riddick Bowe. Se nos ha muerto el deporte más cinematográfico que jamás existió. Suerte que nos queda el celuloide y muchas, muchas películas.

3 comments

  1.  Todos somos malos por naturaleza lo que pasa que unos lo dejan aflorar más que otros. Respecto a esa sección de la galería de fotos citada en tu comentario igual esto te aclara un poco las dudas, no soy partidaria de poner fotos mías en el espacio tampoco… (pero lo he hecho) y bueno también tengo pocas fotos propias y las de la comunión estaban a mano. Igual te visten de princesa ese día porque saben que ya nunca más podrás sentirte como tal (atendiendo a lo de que puta que es la vida).
     Lo que no acabo de entender del todo es lo de la foto de la chica despanpanante que luce ropa interior, supongo que no te refieres a ninguna de mis fotos porque ni poso en ropa interior ni soy despampanante será por lo que se ve en la mayoría de spaces, si se sienten realizadas… allá cada uno que haga lo que quiera.
     
      Más que ajoporro creo que es ajo puerro  y sí que es verdura lo ponen mucho en los primeros calditos de los niños (tiene un sabor más suave).
     Espero haberte disipado gran parte de tus dudas, por aquí puedo ir mirando pelis a ver cual elijo porque nunca sé que ver (ni qué leer).

  2. Hola! Estaba mirando quien ha visitado mi espacio y entre uno de ellos estabas tú, así que he decidico conocer quien es ese "cotilla" que ha pasado por mi espacio y no me ha dejado un comentario, jejeje. Ya aprovecho para dejarte un saludito.
    Oye por cierto muy chulo tu espacio. Vuelve por mi espacio cuando quieras, pero deja comentario…
    Hasta pronto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s