Walk the line

He aquí otra cosa que nos diferencia de los americanos, su pasión por llevar a la gran pantalla la vida de sus ídolos. Hemos visto a inventores, mafiosos, actores, políticos, generales, deportistas y cantantes (entre otros) desfilar por el cine con total naturalidad. Sus miserias se nos muestran con un ligero barniz edulcorante, en muchos casos, y en otros se ahonda en la marginalidad para conseguir un buen toque dramático. "Walk the line" ("En la cuerda floja") es la vida de Johnny Cash, un señor que cantaba rock a lo Elvis, y que no se dejó nunca influir por esa tendencia negra conocida como pop. El suyo era sonido de los 50, melódico, para bailar y romperte las caderas en la pista. Pero como en muchos casos, la historia del éxito escondía montañas de tragedia personal y complejos familiares. Por no hablar del alcohol y las drogas. Nada nuevo en el circo de la música.
 
Así que la película en cuestión es eso, más de lo mismo respecto a otros biopics que hemos visto. Cambienle algunos hitos como el concierto en la prisión de Folsom o su rollo enamoradizo con June Carter, pero más allá de lo anecdótico, la vida de Cash, tal y como se nos narra en la película, no deja de ser muy tópica. De la quema general se salva, con mucho, un fantástico Joaquin Phoenix, tremendamente creible y crecido en pantalla que pide a gritos su eunuco dorado. Algo más sosa anda mi deseada Reese Witherspoon, que casualmente va nominadísima al Oscar (de rubia muy legal a candidata, qué cosas tiene América). La peli es, en resumen entretenida, sin más.
 
Lo único realmente encomiable, como decía al principio, es la tradición hollywoodiense de homenajear de esta manera a los grandes ídolos. Y digo que es encomiable porque, si bien la vida de los demás es suya e inmiscuirse en ella no debe ser una rutina, en España no podemos hacerlo. ¿O se imaginan a Jorge Sanz haciendo un biopic de Manolo Escobar? ¿Y a Pajares haciendo de Pajares? ¿Y quien se atreve con el Dúo Dinámico? Vergüenzas patrias, sí señor. Casi casi nos quedamos con las vidas de los americanos, que las de los nuestros dan risa. Aunque así mirado, daba para una buena comedia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s