El vacío

Me he plantado delante del ordenador para intentar escribir algo. Llevo casi diez días sin soltar ninguna partida en el blog (la de gente que lo agradecerá…), y me digo "ya toca, macho". Normalmente, recurro a este espacio para comentar a mi manera cosas que me pasan, que me surgen o que aparecen delante mía y me chocan sobremanera. Intento recordar qué me ha pasado con alguna singularidad en los últimos días. Un congreso del PP donde han jubilado a Fraga (después de escribir mil páginas de esto, me niego a darle más bombo al tema), una goleada en el Bernabéu de unos señores de Sevilla que me hizo enfadar sobremanera, una visita al asesor fiscal (ya hablé del IVA y sus derivados) y una multa de tráfico, con su consiguiente retirada del coche por la grua. Me quedaría con esto último, pero sólo sería una retahíla de exabruptos contra el alcalde de Santiago, el concejal de Urbanismo y la madre del conductor de la grua, por lo que para no aburrir, paso de asunto.
 
Y en resumen, no me queda nada. ¿Será mi vida insustancial? ¿Tendré la desgracia de vivir a caballo entre el puñetero ordenador donde trabajo y la adictiva Playstation 2 que me compré a mi mismo por Reyes "porque yo lo valgo"? Y eso sí me preocupa. Sin embargo, en mi minúscula conciencia interna albergo una tibia satisfacción por haber vuelto a leer por las noches (no, no se me había olvidado), aunque sean siete páginas. Fiel a mi interés por la literatura de calidad, estoy enmarañado con "La Conspiración", del popular Dan Brown. Si le compro "Fortaleza Digital" tendré sus obras completas. Pero tranquilos, el otro día pillé de oferta "Cien años de soledad" y "Un mundo feliz". Están preciosos en la estantería. Me reto a mi mismo a que no los leo en los próximos dos años. Pero tenerlos, ya los tengo. Una obligación menos.
 
De paso, voy descubriendo que el vacío interior afecta a todos los aspectos de mi triste vida. La soledad a la que he regresado con resignación ha devaluado cualquier sentimiento afectivo. Quizás sea mejor así. Si no estimas a nadie, no le echas en falta, y por tanto no te duele su ausencia. Por otro lado, me entristece pensar que no extraño a quien tanto quise. No sé si será por efecto de la distancia, el silencio o la anestesia que yo me autoimpuse en este tema. Hmmm, pensándolo mejor, cambiemos de tercio.
 
A estas alturas, sólo me consuela el viaje a Londres del día 2, donde me reencontraré con el bueno de Daniel y su churri (que también se llama Patricia, diga usté que sí, señora!), y con quiens compartiré un trocito de mi estancia en la capital del Imperio Británico. Visto lo visto, y después de dos siglos reclamando Gibraltar, si no podemos con ellos lo mejor será unirse. Así les viciamos por dentro el sistema exportándoles un Maragall, un Carod y un Zaplana, y que mientras ellos redactan un Estatut para Derbyshire o Nottingham, nosotros nos ponemos ciegos a cerveza.
 
Esto es el vacío, hablar hablar y hablar y no contar más que incoherencias y frases cosidas con hilo grueso para hacer bulto. ¿Se nota que la rutina me engulle?
Anuncios

One comment

  1. Será que últimamente paso de comerme la olla por temas serios, candentes o ambas cosas, pero creo que lo mejor que se puede hacer en estos momentos es pillar por banda una obra de ficción (con obra de ficción me refiero a cualquier cosa, y cuando digo "cualquier" y digo "cosa" lo digo muy en serio) y reírse un rato. Pa que sirva de ejemplo a toda esa masa de adolescentes perdidos: yo he llegado al extremo de llevar en el mp3 la canción de "El rey León" junto con la de "Tarzán" de Disney. ¿Será que inconscientemente deseo volver a la infancia porque lo que me rodea no me entusiasma? No me da la gana ni de planteármelo, ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s