The Long Goodbye

Marlowe y más Marlowe. Es uno de esos personajes por los que siento debilidad. La culpa es de Humphrey Bogart, por hacerme creer que de mayor puedes ser tan socarrón y cínico como su personaje de El Sueño Eterno. Bueno, por eso y por liarse en la misma película con Lauren Bacall y Dorothy Malone, además de engatusar a una taxista sólo con mirarla. También es cierto que una de las limitaciones de Philip Marlowe y sus historias es que no son exportables en el tiempo. Tienen un espacio/tiempo determinado, y fuera de ese contexto, caducan peligrosamente. Quizás por eso no le encontré del todo gracia a The Long Godbye (El largo adiós). Y mira que traía por detrás la firma de Robert Altman (MASH, El Juego de Hollywood, Gosford Park, Vidas Cruzadas, El Dr. T y las mujeres…) y un guión de Leigh Bracket (qué señora oigan, que se firmó ella sola Rio Bravo, El Dorado y El Imperio Contraataca!!). Nada, ni por esas. Y luego que Elliot Gould no me casa en el papel. No sé, no le encuentro "axeitado" (que dirían aquí), Marlowe es en blanco y negro, y verle en color… Debe ser falta de costumbre. Por lo demás, me atrevería a decir que faltan algunos primeros planos y sobra algo de inventiva setentera. No obstante, se deja ver sin complicación, aunque no es Hawks. Por cierto, ¿he dicho ya que me encanta El Sueño Eterno?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s