Las noches

La noche tiene algo de especial. Más allá del erotismo, que cualquier poetilla de medio pelo te compone un ripio con la oscuridad y esto y aquello, cuando cae el sol algo debe cambiar por la cabeza. Yo lo noto. Me van bullendo ideas, iniciativas, ganas de hacer cosas. Entonces me levanto, en el abrigo del negro cielo, y planeo. Y pergeño. Y busco. Y encuentro. Y todo parece perfecto. Y tengo mil planes a cada cuál más realizable, con una altísima probabilidad de consagrarme en cualquiera de los ámbitos. Parece mentira que el momento del día en que más cansado estamos, nuestro cerebro sea capaz de trabajar por sí sólo sin necesidad de incentivos.

De noche crees que serás capaz de escribir un libro y ganar un premio. De noche das por seguro que conseguirás unas vacaciones en las fechas que quieras. De noche sueñas con que ella vuelva a pensar en tí como tú piensas en ella, y que los dos hareis todas esas cosas maravillosas que harán que la relación se consolide como una base de cemento. De noche eres el tio más afortunado del mundo. De noche no ves tus límites, y todo lo que te propongas lo conseguirás, incluso dejar de pensar por la noche con la cama vacía.

De día, todo esto es basura. Sigues siendo igual de miserable, de infeliz y tu vida sigue siendo igual de asquerosa. Es más, te avergüenzas de haber pensado todo lo anterior por la noche, aunque estás deseando que caiga el sol para poder ser feliz pensándolo de nuevo. Las noches deberían ser eternas. Calibro seriamente la opción de emigrar a Finlandia. Pero me parece un castigo desmesurado tener que sufrir seis meses de luz diurna sólo por disfrutar de otros tantos de noche perpetua.

0.58 de la madrugada. ¿Qué pensaré mañana? Seguramente que sentiré impulsos de borrar todo esto, pero del mismo modo asumiré que cuando oscurezca, volveré a escribirlo. Es el destino. Y con él no se puede luchar.

Anuncios

One comment

  1. De noche nos asaltan los recuerdos, nos desvelan si son fuertesDe noche crees que no se borrarán nuncaDe noche algunos sueñan y otros sueñan despiertosSueñan con ella pero en otro tiempoQué nos da la noche, que nos hace hablar de ellaque nos hace muchas veces temerla… Y otras añorarla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s