Navegando

Acabo de llegar de Bayona. Vela, sí, vela. Regata pa arriba, regata pa abajo, veleros, cruceros, esto y aquello. Es un mundo, de verdad. Recuerdo que cuando desembarqué en septiembre el pasado año, por primera vez, en un pantalán rodeado de fulanos hablando de nudos, millas, esloras, babores, amurados y trasnochadas, creí morirme. Y además porque tenía que escribir de todo aquello!! Pero mira, la verdad es que los regatistas tienen una paciencia de santo, y aguantan a los profanos que no tenemos ni idea. Es más, creo que disfrutan enseñándole a la gente su pasión náutica.

Esta era mi primera regata en solitario, sin apoyos de otro redactor que sí supiera de esto. Y ha sido una experiencia. Poco a poco vas hallando cosas nuevas, enseñanzas, consejos, comentarios, y aprendes. Qué importante es seguir aprendiendo cosas en esta vida. Y desde aquí quiero desmitificar la vela. No es un deporte de pijos estirados que, toditos engominados, se pasean en sus barcazos. No. Hay mucha gente normal, que suda como una negra, que sufre un frio en alta mar de dos pares de narices, que acaba mojada sí o sí, y que puede, o no, saborear las mieles de la victoria. Es un deporte sacrificado, que yo no entiendo del todo porque tiene unas cosas de tiempos compensados y tal que son un engorro. Pero es un deporte, y seguramente que suden y se partan más el alma que muchos futbolistas.

Cómo no serían las jornadas de vela (y en mi caso la continuación en forma de tres horas escribiendo la crónica) que ni el viernes ni el sábado pasé cerca de un bar. Tengo amigos que aunque se mueran se dejan caer un ratín por el bar a enjuagarse la garganta. Y amigas que también. En general, tengo amistades que no le hacen ascos a un copazo ni aunque estén diñándola o el estómago les arda (sí, va por tí, bonita).

El mar es una pasada. Es como sentirte insignificante en medio del agua. Te da otra perspectiva, otra mirada de lo que te rodea. Aporta paz. Aporta sosiego. Aunque el subconsciente te traiciona y piensas. Y bueno, del mismo modo que piensas y extrañas, te obligas a dejar de hacerlo. Aunque de cualquier modo, sabes que algún día compartirás con alguien esa paz y ese sosiego. O eso, o voy a ser un espantoso solterón toda mi puñetera vida. Menos mal que mi horóscopo dice que no será así… ¿alguna interesada?

Anuncios

One comment

  1. Además de no hacerle ascos a un copazo, tampoco se lo hacemos a algo escrito por ti ;)Sigue actualizando esto. A algunos/as nos gusta leerte, y el periódico… (hay que ahorrar y tal…)Un besín(P.D. mira que no conocer al Últimoo…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s